11 Feb

Notas de mujer

No hay comentarios Magazine Cuba Número 3, Sociedad

Hacía ya un tiempo que no soñaba… ya no se me dibujaban en la memoria cuerpos desnudos y no me despertaba con esa urgencia que hace cruzar las piernas. Ya los contornos lúdicos no se me aparecían en espejismos. Y estaba triste. De alguna manera María se las había arreglado para esconderse y desaparecer de mis fantasías.